jueves, 21 de agosto de 2014

COMO PODAR EL BONSÁI

Sin duda alguna la poda es la técnica más importante en el mundo del Bonsái y la que más se emplea para formar un bonsái. Esencialmente, existen dos técnicas de poda diferentes: las podas de mantenimiento, para mantener y perfeccionar la forma existente de un bonsái y la poda de modelado, que consiste en la poda más a fondo que se debe realizar para dar a un árbol su forma básica o estilo. Suelen hacerse siguiendo unas normas básicas o reglas.
Antes de estudiar un poco ambas técnicas con más detalle es útil repasar algunos conceptos sobre el crecimiento de los árboles. Esto nos ayudará a entender cómo podar árboles para transformarlos en bonsái más eficientemente.
 

Los árboles tienen una tendencia natural a concentrar la mayor parte del crecimiento en la parte superior y bordes exteriores de la planta, este patrón de crecimiento se llama 'dominancia apical'. Este mecanismo natural alienta a los árboles a crecer más alto para evitar ser sombreados por otros árboles, se trata de una competencia por la luz solar. Debido a esta dominancia apical, el crecimiento se acentúa en la parte superior y los bordes exteriores de las ramas del árbol mientras que las ramas del interior y las inferiores eventualmente morirán mientras que las ramas superiores crecen con fuerza desproporcionada. Estos son dos efectos nada deseables para el mantenimiento de árboles bonsái y que deben ser tenidos en cuenta en el diseño y la formación.
Este concepto básico revela no sólo la importancia de la poda en general, sino que también nos enseña que debemos controlar esta dominancia apical, esto se hará realizando una poda un poco más a fondo de las porciones superiores y exteriores de un árbol.


 Poda de mantenimiento para el Bonsái

El objetivo de la poda de mantenimiento es mantener y perfeccionar la forma de un árbol. Este tipo de poda recibe normalmente el nombre de pinzado. Como se explicó anteriormente, los árboles concentran la mayor parte del crecimiento en la parte superior y las partes exteriores del árbol, por ello es importante podar regularmente estas zonas con el fin de estimular el crecimiento en las ramas inferiores y en las partes interiores de las ramas del árbol.

Contrariamente a los árboles caducifolios, los pinos y coníferas suelen pinzarse con los dedos de la mano. Se puede emplear tijeras, pero no deben usarse para podar el bonsái como si fuera un seto ya que no debe cortarse las hojas, de lo contrario los cortes se volverán marrones (vea la foto 1 de abajo). Para evitar esto agarre las puntas de los brotes entre sus dedos índice y pulgar y arránquelos cuidadosamente por su punto más débil, de esta manera no aparecerá la coloración marrón (vea la foto 2, abajo). Si emplea tijeras, corte con cuidado por el punto por el arrancaría ese brote pero teniendo cuidado de no cortar hojas o, por supuesto, las hojas cortadas se volverán marrones.

                                                 

Otra técnica empleada para requilibrar las fuerzas de crecimiento del árbol y para obtener una gran ramificación y un denso follaje en el bonsái es la técnica del defoliado que implica la eliminación de las hojas durante la temporada de verano para forzar al árbol a que brote de nuevo. Esta operación incrementa la ramificación ya que de la base de las hojas no solo crecen nuevas hojas sino también nuevos brotes. También se obtiene una reducción del tamaño de las hojas. Con el defoliado de las zonas fuertes del árbol se estimula el crecimiento de las zonas más débiles. Se aplica principalmente a los árboles de hoja caduca aunque también es posible realizarlo en algún árbol perenne como por ejemplo en los ficus. No se debe realizar nunca en árboles débiles. Para más información revise la página sobre defoliado.


 Poda de formación de un Bonsái

A menudo el modelar y dar a un árbol su forma básica involucra la poda de grandes ramas. Además puede ser difícil decidir qué ramas deben mantenerse y cuáles deben eliminarse, no sólo porque es una acción irreversible sino también porque determina cómo se verá el árbol en el futuro. Antes de aprender más sobre las técnicas utilizadas para la poda de bonsái, quizás desee echar un vistazo a la parte de evoluciones de bonsáis de este sitio web, donde encontrará ejemplos de poda de estilo realizada sobre prebonsáis de vivero llevados a cabo por experimentados maestros del Bonsái.

¿Cuándo formo el bonsái?

En general, el principio de la primavera o el final del otoño es la temporada más adecuada para la poda de estilo de un árbol (justo antes y después de la temporada de crecimiento).